¡Increíble! Fiscalía del Manu lanza advertencia a comunidad nativa de Shintuya

Coharyima, 24 de mayo 2020.- Mientras la comunidad nativa de Shintuya optó por cerrar la carretera que cruza su territorio colocando una tranquera para frenar el avance del Covid 19 y el masivo contagio como ya está ocurriendo con indígenas de la Amazonía norte, la fiscalía provincial de Manu envió una notificación advirtiéndole que si no abre la vía estaría incurriendo en delito de extorsión.
La notificación N° 01-2020, fechada el 19 de mayo y dirigida al jefe comunal Edwin Quendive Bario fue entregada el pasado 21 por disposición del fiscal Jorge Ccorimanya Castro, al vicepresidente de la comunidad Wili Corisepa Dreve.
En los considerandos del documento, el fiscal hace mención a la carta dirigida por la comunidad a los alcaldes provincial del Manu y distrital de Fitzcarrald.
En ésta, la comunidad informa de los acuerdos adoptados por los comuneros en asamblea extraordinaria y que se enmarcan en el derecho indígena amparado en normas con rango constitucional e instrumentos internacionales al que el Perú se ha adscrito como el Convenio 169 de la OIT.
El fiscal Ccorimanya también hace alusión al Reglamento de las Fiscalías de Prevención del Delito que los faculta a actuar de oficio y al Exp. 01126-2011 del Tribunal Constitucional, caso Tres Islas, que reafirma el derecho de la comunidad de controlar el ingreso a sus territorios, aunque en el mismo refiere que estos derechos se encuentran limitados por otras cláusulas constitucionales.
Por tal razón, señala que la comunidad nativa no puede pretender cerrar la carretera por ser un bien de dominio y uso público, único medio de transporte terrestre en esta localidad…
Finalmente exhorta a la comunidad a que no cierre la carretera y que coordine con la Policía Nacional cualquier acción al respecto.

¿QUÉ PRETENDE?
Esta posición de la fiscalía ha llamado la atención no solo de la comunidad nativa sino de las propias organizaciones indígenas que están alistando una respuesta legal en momentos en que no solo la sociedad en general sino los pueblos indígenas en particular están sufriendo los embates de la pandemia.
Preguntamos ¿qué pretende el fiscal cuando “exhorta” a la comunidad a que abra la carretera? ¿A que el virus se expanda con más rapidez?, ¿Acaso el fiscal no está informado que los establecimientos de salud del Manu no están implementados y no tienen medicamentos y menos equipos de respiración artificial para afrontar un contagio masivo?, ¿no sabe que las poblaciones indígenas son altamente vulnerables a enfermedades importadas?
Cuando el fiscal hace referencia a la policía, lo hace sin saber que es la que menos ha apoyado a la comunidad dejando pasar personas y vehículos demostrando un total desconocimiento de la autonomía de la que gozan los pueblos indígenas.
Le aclaramos al fiscal que la carretera no es la única vía por la que la gente puede circular, pues lo ha hecho ancestralmente por el río Madre de Dios.
Tampoco se ha restringido el paso de vehículos del estado como el mismo fiscal lo reconoce en su notificación.
Mientras el gobierno trata por todos los medios que la población respete la cuarentena y evitar que el virus se siga propagando, el fiscal quiere que se abra una carretera que cruza una comunidad nativa poniendo en riesgo la vida de la misma.