Coharyima lamenta partida de sabia indígena harakbut

Coharyima, 02 de enero, 2021.- Vivía en el territorio ancestral de la Reserva Comunal Amarakaeri, pero hace 60 años cuando ya era una glamorosa joven fue llevada a la misión dominica en la comunidad nativa de Shintuya donde ayer fueron enterrados sus restos ante el pesar de su familia y de la comunidad en general.

La llamaban cariñosamente Machihuay, pero su nombre occidental era Juana Robles Blanco, una sabia indígena que en vida conoció al padre José Alvarez, más conocido como Apaktone, quien se adentró en las selvas madrediosenses para establecer contacto con los indígenas Harakbut e iniciar el proceso de evangelización.

Machihuay estaba enferma, por eso el personal de salud decidió trasladarla a Cusco. El lunes regresó sin vida a su comunidad. Ahora sus restos reposan al lado de los espíritus Harakbut.

Hoy su hijo Luis Masahuari y sus nietas lloran la partida de Machihuay. Coharyima, a través de sus dirigentes, también lamenta su repentida partida terrenal.

CONDOLENCIAS

Alejandro Irey Corisepa, presidente de Coharyima dijo: “siento su muerte al igual que todos los Harakbut, porque es mi gente. Ellos tienen todo el conocimiento, a quien voy a preguntar ahora, voy a preguntar a un joven? Si no saben nada. Somos otra generación, tendriamos que practicar nuestras culturas ancestrales. Por eso choca que se estén yendo poco a poco.

Jhonatan Yuri Visse, directivo de Coharyima y comunero de Shintuya manifestó: “toda la comunidad está de luto, ella vivió desde joven en la comunidad, practicamente desde que se creó. Ahora nos quedan pocos ancianos de esa generación. Es lamentable su partida”.

(Foto cortesía ECA Amarakaeri)