Las mejores tomas fotográficas en concurso de fotografía indígena

Coharyima, 4 de noviembre 2020.- Luego de una rigurosa evaluación, los miembros del Jurado del I Concurso de Fotografía Indígena “Nuestro Mundo, Nuestro Territorio”, organizado por Coharyima dieron a conocer los nombres de los ganadores en cada una de las tres categorías.

En la categoría Entorno Natural el primer puesto fue para la familia Quertehuari Surco siendo la fotografía ganadora Río Sabaluyo que es la que engalana esta noticia. En la descripción de la fotografía dice: El río Sabaluyoc, afluente del río Madre de Dios o Amarumayu, ubicado en Kosñipata, Paucartambo, Cusco, muestra el servicio ecosistémico agua limpia y conservada, libre de contaminación al servicio de la humanidad. Los ríos son fuente de alimentos para los pueblos indígenas, ahí la importancia de seguir cuidando, mucho más en estos últimos tiempos por la crisis ambiental, recurso que va disminuyendo gradualmente, un ejemplo que en la Comunidad Queros, en este año 2020, las quebradas se han secado por completo y han afectado a la crianza de peces y el consumo humano, algo que nunca había pasado anteriormente. Damos el mensaje de cuidar y proteger nuestra naturaleza, nuestros ríos por ser fuentes principales y ser nuestro mercado. Históricamente, las cabeceras de este río han sido dominio de los Harakbut, existe la oralidad de encuentros entre grupos, restos agrícolas, y sitios sagrado.

El segundo puesto fue para la familia Dariquebe que presentó la fotografía titulada Lindo Amanecer. En la descripción de la fotografía dice: Se muestra en la imagen que el  sol va reflejando los árboles con su luz resplandorosa y va dando belleza a la naturaleza, se ve también como la neblina que cubre todo el bosque va desapareciéndose poco a poco.

En la categoría Tradiciones y/o costumbres el primer puesto fue para la familia Jicca Corisepa y la fotografía titulada Haciendo fogata en la playa. En la descripción de la fotografía dice: Niñas harakbut formando fogata con paypi, material ancestral que se viene usando desde muchos años atrás para formar fogatas.

El Segundo puesto fue para la familia Irey Corisepa que presentó la fotografía Ayacba. En la descripción de la fotografía dice: “Ayacba” es una planta que se usa para pintar/decorar las bolsas ancestrales “Wempu”, Vestimentas ancestrales “Asuc”, se utiliza las hojas y luego son chancadas para obtener el líquido de color morado. La planta también es conocida como Sanipanga.

En la categoría Actividades productivas el primer puesto fue para la familia Irey Corisepa y la fotografía Mijanadas. En la descripción de la fotografía dice: Grupo de jóvenes indígenas pescan mijanadas en el río Madre de Dios, en esta temporada surcan pescados en grupos por el río y son atrapados y aprovechados por los comuneros utilizando canastas y bolsas ancestrales, flecha especial para pescados. Ambas actividades productivas son también para el ingreso económico para la familia y comprar  alimentos que no se producen en la misma comunidad como: aceite, sal entre otros.

El segundo lugar para los Qqehue Dariquebe con la fotografía Mi hermosa Chacra. En la descripción de la fotografía dice: Los recursos naturales y actividades productivas nos dan la seguridad alimentaria para nuestras familias, sin depender de lo exterior y ser dependiente de uno mismo compartiendo con los que menos tienen y que durante miles de años mis abuelos nos han enseñado manteniendo nuestras costumbres y tradiciones.

Integraron el Jurado calificador el líder indígena y subgerente de Comunidades Nativas del gobierno regional, sociólogo Héctor Sueyo y los comunicadores de Fenamad, Daniel Peña Pérez y del Ejecutor del Contrato de Administración de la Reserva Comunal Amarakaeri, Meylin Castro Villano.

Coharyima organizó este concurso con el fin de fomentar la creación artística de los hermanos indígenas y dejar un testimonio impreso y digital de lo mejor de nuestro entorno natural y de las vivencias y costumbres ancestrales.

El presidente de Coharyima, Alejandro Irey agradeció a cada una de las familias que mostraron su interés y dieron su tiempo y esfuerzo para participar en este concurso, el primero que se realiza en esta parte de la región con comunidades nativas. Asimismo, a los miembros del Jurado que desplegaron sus conocimientos para evaluar las fotografías presentadas.