Presentan libro sobre indicadores climáticos y fenológico harakbut

Coharyima, 14 de junio 2019.- Años de recopilación, estudios y sistematización de información de los saberes ancestrales del pueblo harakbut hoy rindieron sus frutos, los mismos que fueron plasmados en el libro “Indicadores climáticos y fenológicos del pueblo harakbut”. Interpretación de los mundos harakbut”, de los investigadores indígenas Luis Tayori y Klaus Quicque y la bióloga Natividad Quillahuamán.

Esta importante obra fue presentada el viernes 14 de junio en el hotel Cabaña Quinta ante un selecto grupo de invitados quienes no dudaron en aplaudir y felicitar a los autores que le pusieron muchas ganas, tiempo, esfuerzo y sabiduría para plasmar en el libro la esencia del conocimiento ancestral.

Alejandro Irey Corisepa, presidente de Coharyima, se mostró muy emocionado al presentarse este libro que refleja la cosmovisión indígena.

Enrique Carase Ochoa, directivo del Ejecutor del Contrato de Administración de la Reserva Comunal Amarakaeri felicitó a los autores por el esfuerzo y su aporte muy importante para la RCA, lo mismo afirmaron el jefe de Amarakaeri, Ing. Asvín Flórez Gil y el coordinar de Conservación Amazónica ACCA, Juan Loja, que como institución financió la impresión del libro. La subdirectora de Cultura no se quedó atrás.

El Ing. Héctor Vilchez dio lectura a una carta enviada por Jorge Herrera, coordinador nacional de EBA Amazonía del PNUD que desde un inicio apoyó esta iniciativa y colaboró con el prólogo de la obra junto a Pablo Dourojeanni.

LOS AUTORES

Luis Tayori, quien desde el 2012 inició en forma individual este trabajo de investigación, recordó que su interés por rescatar el conocimiento colectivo de sus ancestros que se transmitía oralmente de una generación a otra lo llevaron a imbuirse en este proyecto que administrativamente fue manejado por Coharyima.

La idea era visibilizar esos conocimientos ya que el riesgo era que se perdieran en el tiempo ya que los niños están dejando de hablar su propia lengua. Como recuerda el mismo Luis, de todos los sabios que fueron entrevistados durante su periplo por las comunidades harakbut, unos 20 han dejado de existir desde esa fecha.

Para el investigador indígena fue un reto recabar los testimonios de los sabios por el recelo entre los propios hermanos de compartir sus conocimientos tan valiosos para el pueblo harakbut.

Este trabajo de investigación habla de la resiliencia del pueblo harakbut desde cuando vivían en el corazón de Amarakaeri a través del manejo de los cultivos y con el tiempo a la adaptación al cambio climático. Para lo harakbut también existen cuatro estaciones verano, muy verano, invierno y muy invierno.

Para irle dando forma a la obra y continuar con el siguiente paso, hicieron varias consultas incluso al Indecopi para saber si su conocimiento podía ser validado.

Con el apoyo del PNUD, se sumaron a este esfuerzo otro joven líder indígena Klaus Quicque y la bióloga cusqueña Natividad Quillahuamán.

Esta última reconoció que Luis y Klaus dudaban de la validez e importancia que le podrían dar a su conocimiento. Con el tiempo se dieron cuenta que ellos también eran portadores de conocimientos colectivos heredados de sus padres, abuelos y otros tantos sabios harakbut.

La profesora harakbut Yesica Patiachi desde su propia visión hizo un resumen del contenido del libro dividido en ocho secciones desde la introducción hasta los anexos.

Por ejemplo, en la sección cinco se habla de las temporadas harakbut, descripción de las estaciones y las especies indicadoras de inicio de temporada.

Hay figuras como los calendarios Waweri, Numberi, Kurudneri, un esquema de los mundos Haraikbut, entre otros.

Finalmente, el antropólogo Thomas Moore, un luchador infatigable por el reconocimiento de los pueblos indígenas, recordó sus primeros contactos con el mundo harakbut hace 45 años y como con el tiempo supo conocer e interpretar los mensajes desde la propia cosmovisión indígena.

En fin, un mundo por conocer a través de la lectura de este importante libro, el cuarto que publican los investigadores harakbut.